Notario: María Adoración Fernández Maldonado.

Licenciada en Derecho por la Universidad de Salamanca. Notario por oposición, de la promoción de Granada del año 1990. He ejercido en Zalamea de la Serena, Hervás, San Clemente y, en la actualidad ejerzo en Albacete desde el año 2006.

– 1990: Destinada en Zalamea de la Serena (Badajoz)

Ocupo el destino 2 años. En aquel momento, un lugar casi incomunicado por transporte público, que exigía utilizar 3 ó 4 medios de transporte para llegar a ciudades más grandes, taxi, autobús, tren, otro taxi…

Destinos inesperados cuando terminas una oposición, lugares en los que la personalidad se forja y transforma, donde lo que se aprende no se olvida nunca, donde las personas que te ayudaron, que miraban con extrañeza a esa joven notaria que vivía en su pueblo, son un referente en tu vida muchos años después.

– 1992: Destino en Hervás (Cáceres)

Ejerzo allí 4 años. Siendo igualmente Extremadura, recalo en un lugar totalmente diferente: un paraíso de verdor y gargantas de agua, bosques de castaños, un casco urbano de casas blancas y entramados de madera, un lugar donde radicarse casi para siempre.

– 1996: Destino en San Clemente (Cuenca)

Ejerzo allí 10 años, los más gratificantes que puedo recordar humanamente. Un destino con los mejores clientes que pudiera un notario soñar. Con esos méritos es un lugar al que volver, al menos cada año a agradecer a Nuestra Señora de Rus, cuando “baja” al pueblo, haber podido estar allí.

– 2006: Albacete. Ejerzo desde hace 10 años.

Llega un momento profesional en que hay que dar “el salto”, si se quiere vivir cerca de la familia, sin hacer muchos kilómetros diarios para ir a tu trabajo. Ese es el año 2006 en que inicio mi andadura en la ciudad en la que vivo. Otra forma distinta de vida y trabajo, con otros 9 notarios en la ciudad, con libre elección por los ciudadanos y demostrando cada día que tu trabajo lo haces lo mejor posible.

Este es un gran destino también por las personas:

  • Muchos profesionales muy competentes y preparados que llevan sus asuntos con estudio y comparten y discuten criterios y propuestas con el notario.
  • La Universidad con la que he podido colaborar coordinando un Seminario de Derecho Notarial, viendo cómo terminaban su carrera de Derecho y empezaban a preparar oposiciones jóvenes que hoy son notarios.
  • Y siempre los habitantes de esta ciudad: la dignidad, sencillez y seriedad de las personas que tenemos la fortuna de tener por clientes, hacen que seamos nosotros quienes aprendemos de ellos.